Floración de la marihuana: todo sobre la fase de floración

Todo sobre la fase de floración de la marihuana| Justbob

Todo lo que necesitas saber sobre la fase de floración de la planta de marihuana

Si has decidido abrir este artículo, significa que a ti también te gustaría entender qué ocurre en la fase de la floración de la marihuana, ¿verdad?

Este es definitivamente el momento en que la cosecha dará sus frutos, por lo que un cultivador experimentado y con licencia deberá prestar atención a algunos factores.

¿Cuáles?

Para responder a la pregunta, en este artículo nos adentraremos en una de las cuatro fases del crecimiento de las plantas con fines meramente informativos.

Comencemos.

¿Cuándo comienza la fase de floración de la marihuana | Justbob

¿Cuándo comienza la fase de floración de la marihuana?

La fase de floración de la marihuana es cuando se desarrollan los resinosos y pegajosos cogollos y cuando el duro trabajo de los cultivadores empieza a dar sus frutos.

A excepción de las semillas auto florecientes, la fase de floración comienza cuando la planta alcanza un ciclo de luz de doce horas, lo que significa que necesita al menos doce horas consecutivas de oscuridad al día.

Las flores entrarán naturalmente en la fase de floración cuando se cultiven en el exterior. Esto suele ocurrir cuando el verano se convierte en otoño y la planta recibe menos luz al día.

Los cultivadores de interior, en cambio, deben desencadenar esta fase reduciendo la luz de dieciséis a doce horas diarias.

La mayoría de las variedades florecen en ocho o nueve semanas, aunque algunas sativas pueden tardar un poco más.

Pero profundicemos en esto fase por fase.

Primera fase: floración temprana

No hay ningún cambio brusco que muestre los primeros signos de la fase de floración. Por el contrario, las plantas seguirán alargándose antes de empezar a florecer.

En esta fase, es esencial que las pequeñas plantas tengan suficiente espacio y alimento.

Semanas 1-3: transición

En estas tres semanas puedes notar un aumento repentino del crecimiento de la marihuana. La planta debe ser lo suficientemente grande y fuerte como para soportar los cogollos que crecerán en las próximas semanas: ten en cuenta que pueden duplicar o incluso triplicar su tamaño.

Durante la fase de transición, las plantas siguen siendo muy resistentes, por lo que es fácil recuperarse si algo va mal.

La energía que normalmente se utiliza para la producción de semillas se redirige a aumentar el tamaño y la cantidad de los cogollos, debido a la ausencia de polen de las plantas de marihuana macho en floración.

En las hembras, en cambio, comenzarán a brotar muchos pistilos blancos, que suelen acompañar a racimos de hojas simples sobre lo que luego serán las colas principales.

En esta fase es esencial alimentar las plantas correctamente: si se introducen los minerales equivocados, se corre el riesgo de que se atrofie el crecimiento, lo que significa que hay menos cogollos y más pequeños.

Si un cultivador sabe que todavía tiene espacio bajo las luces, puede decidir doblar suavemente los tallos y alejarlos del centro. Esta técnica se conoce como formación de bajo estrés (LST) y ayuda a mantener el follaje plano, además de garantizar la máxima exposición a la luz.

Si se utiliza el LST al principio de la fase de floración de marihuana, se puede aumentar el rendimiento hasta un 40%.

Semanas 3-4: se forman los brotes

Durante este periodo, el crecimiento empezará a ralentizarse. La planta debería ser un 50% más grande que tres semanas antes.

En este momento, comienzan a formarse los verdaderos cogollos, de los que brotarán pistilos blancos.

Durante la tercera y cuarta semana, la planta debe seguir siendo exuberante y verde. Si notas un cambio de color en las hojas, pueden ser dos cosas:

  1. La decoloración y la rápida pérdida de hojas podrían indicar una carencia de nutrientes. Se trata de un problema fácilmente tratable si se detecta a tiempo;
  2. Si, por el contrario, las puntas de las hojas se vuelven amarillas/marrones o parecen quemadas, estamos ante una quemadura por nutación. Para tratar este problema, hay que eliminar el exceso de nutrientes con agua de pH equilibrado. Si se deja sin tratar, las plantas ya no podrán producir nutrientes por sí mismas.

Sin embargo, puede ocurrir que las hojas inferiores se vuelvan amarillas o se caigan: es un fenómeno normal, debido a la falta de sol en la parte inferior de la planta.

Lee también: Tricomas opacos: qué significan y cómo interpretar su aspecto

Segunda fase: floración media

Semanas 4-6: las copas se hinchan

Más adelante, en las etapas de floración de marihuana, se puede esperar que los cogollos se hinchen y sigan teniendo un montón de pistilos blancos brotando en todas direcciones.

En esta fase, el cultivador debe centrarse especialmente en mantener los cogollos pesados en posición vertical.

Sin embargo, si las plantas crecen demasiado cerca de las luces, el último recurso es el supercropping: se trata de forzar los tallos de las plantas para que formen un ángulo de 90 grados. Lo hemos llamado deliberadamente “último recurso” porque esta técnica corre el riesgo de estresar demasiado a la planta.

Los cultivadores más experimentados están empezando a considerar la defoliación estratégica para las plantas muy frondosas. Es una buena táctica exponer los cogollos a la luz, pero es muy importante mantener suficientes hojas para llevar la planta hasta la cosecha.

Semanas 6-8: Maduración de las yemas

La marihuana en floración ha entrado en la siguiente fase: los cogollos comenzarán a madurar y los pistilos se oscurecerán.

En este punto, ya no notarás ningún crecimiento vegetativo, ya que la planta dedicará toda su energía al crecimiento de potentes cogollos en su fase final.

Aquí, el cultivador experimentado debe ser mucho más cuidadoso.

¿Por qué?

Sencillo: la planta se vuelve mucho más exigente con los nutrientes y mucho más sensible a los problemas causados por ellos. El nitrógeno, por ejemplo, no es tan utilizado por la planta y, si se acumula en las hojas, podría dar lugar a la autopolinización, lo que dañaría el cultivo.

Además, es posible que notes un fenómeno llamado “cola de zorro”: se trata de una fase en la que los brotes se forman en la parte inferior o en los laterales de los ya existentes. Sin embargo, la cola de zorro no siempre es sinónimo de malas noticias, ya que también puede ser una cuestión genética.

Marihuana en flor | Justbob

Floración tardía

Esta es la última etapa de la floración de marihuana.

Semana 8+: enjuagar y cosechar

Hay algunas señales a las que hay que prestar atención cuando se acerca la época de la cosecha. La variedad que cultives determinará la semana específica en la que podrás cosechar.

Salvo algunas excepciones, los pistilos suelen volverse anaranjados en esta fase, lo que significa que la planta ya no está creando nuevos brotes. En esta fase del ciclo de floración de marihuana, los tricomas cambian de claros a ámbar a medida que aumentan los niveles de THC.

Un cultivador experimentado sabe que durante esta fase de la floración la planta de marihuana es muy sensible.

Una vez llegado el momento de la cosecha, hay que lavar las plantas sustituyendo los nutrientes por agua de pH equilibrado. Dependiendo de la duración del ciclo de floración de marihuana, tendrás que aclarar durante una o dos semanas antes de la cosecha prevista.

Lee también: ¿Cómo obtener un permiso para cultivar marihuana CBD para uso médico?

Conclusiones

En este artículo hemos intentado dar una visión general de la fase de floración de la marihuana con fines meramente informativos.

Así que, si te apasiona el mundo de la marihuana, descubre las novedades de Justbob, la tienda de CBD que ofrece la marihuana CBD de mejor calidad.

Esperamos verte en Just bob, ¡hasta pronto!