Dab y cannabis: ¿qué es el dabbing y cómo se hace?

¿Qué es el Dab de cannabis?

Dab y cannabis: todo lo que necesitas saber sobre esta técnica

Si has abierto este artículo, significa que tú también formas parte de ese grupo de curiosos a los que les gustaría saber más sobre el dabbing, ¿verdad?

De hecho, es una técnica que, si se practica en lugares donde no está permitido, podría implicar:

  1. fuertes multas;
  2. serios riesgos para la salud.

En definitiva, un gran problema, ¿no crees?

Es por eso que en este artículo explicaremos (solo con fines informativos) de qué se trata el dabbing y cuáles son sus posibles efectos secundarios.

Dabbing y marihuana: ¿cómo funciona?

Que se entiende por dabbing

Los dabs son versiones concentradas de aceite de hachís de butano (BHO) que contienen niveles muy concentrados de THC. Esta sustancia se produce mediante un proceso químico que utiliza aceite de butano para extraer los aceites del cannabis.

La investigación sugiere que los dabs o BHO pueden tener una concentración de THC del 80%, un nivel mucho más alto que el del cannabis tradicional, que ronda el 10-15%.

De hecho, como mínimo, los dabs son cuatro veces más fuertes que los llamados porros.

Pero, ¿cuáles son los orígenes de esta práctica?

Un análisis sugiere que los estadounidenses han comenzado a incursionar desde al menos la década de 1960.

Durante el conflicto de Vietnam, los soldados extraían el THC en un concentrado líquido, usando acetona o gasolina como solventes, y luego lo fumaban enrollándolo en papel, a veces incluso combinándolo con tabaco.

Algunos investigadores han señalado que las “revistas comunitarias” como High Times también han contribuido a la difusión de los concentrados de BHO. The High Times lo describió como “un método más simple de usar partes de la planta de cannabis que alguna vez se desperdiciaron” y también señaló que el BHO podría aliviar el dolor.

Lee también: Cannabis y 420: ¿Por qué es tan importante este número en la historia de la marihuana?

Vayamos al grano: ¿cómo funciona el dabbing?

Aunque la marihuana se consume comúnmente fumándola y, a veces, a través de pods de vapeo, los dabs se calientan a una temperatura extremadamente alta y luego se inhalan, y esto se hace usando un bong de vidrio especialmente diseñado llamado “oil rig”.

El dab se coloca sobre una especie de clavo, mientras que con un soplete se calienta la cera que producirá el vapor que luego será inhalado.

Este tipo de ingestión hace que los efectos del dabbing se sientan inmediatamente.

Además, las personas también pueden incursionar poniendo aceite de hachís en dispositivos de vapeo.

Aunque el proceso de dabbing no es reciente, su popularidad está creciendo en los Estados Unidos.

¿La razón?

Los investigadores atribuyen este crecimiento a la producción comercial de marihuana medicinal y su legalización en numerosos estados. Ambos factores han llevado a un aumento en los videos instructivos en línea y una mayor presencia en las redes sociales.

Como resultado, el fenómeno se está volviendo cada vez más popular.

Riesgos del dabbing de cannabis

Dabbing: riesgos y efectos secundarios

Si bien algunos creen que el dabbing es un método más seguro para ingerir cannabis, esto no podría estar más lejos de la verdad.

¿Por qué? Porque dabbing no es lo mismo que fumar.

Lo explicaré.

Para ser precisos, un estudio encontró que el dabbing puede provocar peores síntomas de abstinencia que el uso tradicional de marihuana solo, sin mencionar sus posibles efectos secundarios.

De hecho, el dabbing está relacionado con una serie de efectos secundarios peligrosos, como:

  • latidos rápidos;
  • lapsos de memoria;
  • pérdida de consciencia;
  • Síntomas psicóticos como paranoia y alucinaciones.

Mientras tanto, un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Portland descubrió que el dabbing también puede exponer a las personas a altos niveles de toxinas, incluidos compuestos cancerígenos.

Los científicos han descubierto que cuanto mayor es la temperatura a la que se expone la sustancia, mayor es la cantidad de carcinógenos y toxinas que se producen.

En otras palabras, las temperaturas requeridas para el dabbing exponen a las personas a un mayor riesgo que otros métodos.

Otro peligro del dabbing está relacionado con la producción.

¿Cómo?

Los dabs se hacen lanzando butano o líquido para encendedores, una sustancia altamente inflamable e inestable, a través de la planta de marihuana: agregar calor a estas sustancias es extremadamente peligroso.

Además, una vez que se completa el proceso, el butano restante permanece en la habitación en forma de gas. En consecuencia, la chispa más pequeña, incluso la producida por la electricidad estática, puede provocar una explosión.

Para concluir, quienes hacen un mal uso de esta sustancia podrían correr el riesgo de una sobredosis, aunque no necesariamente fatal.

Sin embargo, en estos casos, es probable que ocurran algunos de los siguientes efectos secundarios:

  • ansiedad;
  • alucinaciones;
  • hipotensión (aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial);
  • náuseas y vómitos;
  • ataques de pánico;
  • paranoia.

Lee también: El CBD para reducir el estrés y la ansiedad: ¿puede realmente funcionar?

Conclusiones

En este artículo hemos visto cómo funciona el dabbing y cuáles son los riesgos potenciales de esta técnica.

Si decides comprar productos a base de cannabis, hazlo solo en puntos de venta especializados y seguros como Justbob: en nuestro portal encontrarás todos los productos de hachís legales de la mejor calidad y, sobre todo, en pleno cumplimiento de la normativa de España.

¡Te esperamos en nuestra tienda CBD online!