Ciclo del cannabis: todas las fases de crecimiento de la planta

El ciclo del cannabis: las fases de crecimiento

Cómo cultivar una planta de cannabis de forma sencilla siguiendo las cuatro etapas de crecimiento

El cultivo de cannabis no es un proceso sencillo. Para ello, en los países en los que la ley lo permite (recordemos que en Europa está en vigor la ley que permite la compra de cannabis light con un THC inferior al 0,2%), es importante conocer las cuatro fases principales de crecimiento: la germinación de la semilla, la fase de plántula , la fase vegetativa y finalmente la fase de floración.

Estas etapas pueden subdividirse en otras intermedias, pero para simplificar nos limitaremos a estas cuatro.

El ciclo del cannabis en cuatro etapas
germinación de las semillas2-10 días
etapa de semillero o plántula1-3 semanas
etapa vegetativa1-15 semanas
floración7-14 semanas

El ciclo de crecimiento y su duración pueden variar en función de la semilla que elijas (por ejemplo, semillas autoflorecientes o semillas feminizadas) y del lugar donde decidas cultivarlas, en interior o en exterior.

Una semilla de marihuana de buena calidad se reconoce primero por su color (normalmente marrón claro o marrón oscuro con rayas de tigre) y si se siente dura y compacta al tacto.

Este artículo explicará los mejores métodos para cultivar una planta de cannabis correctamente.

Germinación de las semillas

La germinación de las semillas es el periodo de tiempo que transcurre desde que se plantan en el suelo hasta que brotan las primeras hojas, llamadas cotiledones. Estas hojas “bebé” no tienen la conocida forma dentada, pero no te preocupes: las hojas irán adquiriendo la forma adecuada.

Semillas de cannabis germinadas

Para que las semillas de cáñamo sativa o de cualquier otra especie puedan germinar, es importante que las condiciones sean húmedas: se considera óptima una temperatura entre 22°C y 25°C. La cáscara de la semilla debe ablandarse y dejarse germinar en la oscuridad, por ejemplo, dentro de un armario. Un poco de agua será suficiente alimento. Una vez que los cotiledones han brotado, el proceso de crecimiento ha comenzado oficialmente y el brote puede exponerse a la luz.

Es importante tener paciencia y no intentar acelerar el proceso de germinación, porque se corre el riesgo de matar la planta antes de que crezca.

Lee también: Estudios científicos sobre el cannabis: estos son los más singulares

La etapa de plántula

Si has decidido germinar la planta en un cojín de algodón húmedo (el llamado “método del cojín de algodón húmedo”), tendrás que trasplantar la plántula.

Muchos cultivadores prefieren utilizar una maceta grande desde el principio para evitar el trasplante repetido a medida que la planta crece. En comparación con el ciclo anterior, la plántula no necesita tanta agua.

Si decides comprar en línea un tipo concreto de tierra poco fertilizada y con un pH estable, habrá suficientes nutrientes para las dos semanas posteriores a la fase de germinación.

Mientras tanto, las hojas desarrollarán más y más puntas, empezando por la 3, la 5, la 7 y así sucesivamente. A partir de esta etapa, la elección de la luz es crucial. La mayoría de los expertos recomiendan un nivel de PPFD de 200-400, mientras que otros prefieren los tubos fluorescentes T5. Al igual que en la fase de germinación, se aconseja una temperatura de 20-25°C.

La fase vegetativa

En esta fase a la planta le crecerán ramas, hojas y raíces. Entonces se necesitará más agua, abono y luz.

Para esta última, se puede aumentar el nivel utilizado en la fase anterior y, en consecuencia, también el número de horas de exposición, que oscila entre 18 y 24.

El periodo durante el cual la planta es vegetativa puede variar: por término medio se habla de 4 a 6 semanas, con un máximo de 15. Además, la duración de la fase vegetativa debe depender del tamaño del grow room: ¡recuerda que una planta de cannabis puede medir hasta 7 metros!

Cannabis en fase de floración

La fase de floración

Con las semillas autoflorecientes, la fase de floración seguirá a la fase vegetativa automáticamente. Si la planta está en el interior, las horas de luz deben reducirse a 12; si está en el exterior, las propias plantas sentirán el acortamiento de los días a medida que se acerca el otoño, incluso si se cultivan en la zona ecuatorial. Se necesitará más agua, fósforo y potasio cuando la planta florezca.

Una vez que las flores son más pesadas y producen más resina, están listas para la cosecha, aunque algunos cultivadores esperan unas semanas más para disfrutar de una cosecha más generosa. De hecho, la fase de floración dura una media de 7 a 14 semanas, lo que varía según el tipo que cultives y tus preferencias personales.

También se puede acelerar el proceso de floración exponiendo la planta a la oscuridad durante 48 horas antes del ciclo de luz 12/12 y pasando luego a un ciclo 11/13. De este modo, la planta creerá que el invierno ha llegado.

Lee también: ¿Alcohol y cannabis juntos? Los efectos en el cuerpo

Conclusiones

En conclusión podemos decir que no existe una fórmula mágica para cultivar correctamente una planta de cannabis, ya que son varios los factores que contribuyen a su crecimiento que ya se han mencionado.

Este artículo se ha limitado a explicar las etapas de crecimiento de la planta de cannabis, recordando al mismo tiempo que este proceso sólo debe practicarse donde esté permitido y donde no viole la ley.

Antes de despedirnos, te invitamos a visitar nuestra tienda online Justbob.es.

Elige entre las mejores genéticas de hierba legal, hachís y aceite de CBD. ¡Te esperamos!