Óvulo de hachís: ¿qué es? Aclaremos

¿Qué es el óvulo de hachís?

Esto es lo que es un óvulo de hachís y en qué se diferencia de un bollo

Cuando se habla de hachís, se puede hacer referencia a numerosas variedades de este producto. No es casualidad que en nuestra tienda online Justbob, especializada en la venta de cannabis CBD y sus derivados, haya varios tipos de hachís. Entre ellas se encuentra también la Charas, que es conocida por la mayoría por la peculiar forma en que se presenta.

En este artículo descubrirá cómo se fabrican los huevos de hachís, cómo almacenarlos correctamente y cómo reconocer su calidad.

Charas de hachís

Óvulo de hachís: qué es el charas y cómo se produce

Entre los aficionados al cannabis light, hay muchas personas que, además de buscar información sobre la marihuana CBD y el aceite de CBD (y sus efectos), también están intrigadas por uno de los derivados más famosos de la planta: el hachís. Como ya sabrás, este producto se obtiene de la resina del cáñamo y suele encontrarse en forma de hash browns. Sin embargo, dependiendo del método de procesamiento, el hachís también puede presentarse en forma ovoide.

En estos casos, se habla de charas. Detrás de la diferente forma del hachís, por tanto, está el tipo de procesamiento al que se somete la resina desde su extracción de la planta. Los óvulos son el resultado de un método indio que consiste en frotar las manos sobre las inflorescencias de las plantas vivas. La resina que queda adherida a la piel se despega, se presiona y se le da forma. El resultado final es una especie de piedra con forma de huevo.

Este tipo de hachís, además de ser de mayor calidad que las tortas (que se obtienen batiendo las plantas cortadas, recogiendo los tricomas en un tamiz y prensándolos después), tiene un color más oscuro (debido a la oxidación) y una consistencia maleable pero más sólida que el hachís más común. También tiene una superficie más suave.

Lee también: Alergia al cannabis: síntomas, remedios y prevención de este trastorno.

Cómo guardar los óvulos de hachís

Todos los tipos de hachís, para preservar sus propiedades y evitar su deterioro, deben almacenarse de forma correcta. Sin embargo, antes de contarlo, conviene recordar que el hachís “tradicional” es ilegal en España y en muchos otros países del mundo. Por lo tanto, cuando hablamos de métodos de almacenamiento, nos referimos al hachís CBD, es decir, aquel que tiene un contenido de THC (tetrahidrocannabinol) tan bajo que no provoca efectos psicotrópicos al ser tomado.

Una vez aclarado esto, veamos cómo almacenar los óvulos de charas. Empecemos por decir que el aire, el calor y la humedad son los enemigos de este producto porque, además de modificar sus características químicas, pueden dañarlo irremediablemente. Para mantener sus propiedades intactas y conservar su aspecto, es aconsejable envolverlo en un film, cuidando de que se adhiera perfectamente a la superficie. A pesar de que su superficie exterior crea una barrera con el exterior, los óvulos conservan un mínimo de porosidad.

Otro método eficaz es almacenar los óvulos dentro de un recipiente hermético (preferiblemente de cristal), protegido de la luz y de las altas temperaturas. Para estar seguro, lo mejor sería almacenar el hachís Charas a temperaturas que no superen los veinte grados. Por lo tanto, en verano, la mejor solución sería colocar el tarro de cristal con los óvulos dentro (forrado con papel de horno) dentro del frigorífico.

Evita absolutamente el congelador, ya que incluso una temperatura demasiado baja puede arruinar la estructura del hachís.

Resina de cannabis

Hachís Charas de calidad: así se reconoce

Como se ha mencionado anteriormente, el hachís Charas es la mejor expresión del hachís en términos de calidad. Su olor, de hecho, es muy parecido al de las inflorescencias y, gracias al tipo de extracción y procesamiento, conservan mejor ciertas propiedades. Sin embargo, para estar seguro de que la calidad del hachís es óptima, hay que saber reconocer ciertos signos.

En primer lugar, es importante comprobar el color, que debe ser oscuro (de negro a marrón); en segundo lugar, hay que realizar un examen táctil y asegurarse de que la superficie de los óvulos es lisa y ligeramente pegajosa. Una señal de alarma que deberías poder reconocer es la presencia de vetas verdes: éstas indican que hay residuos vegetales en el hachís que no tienen nada que ver con la resina.

Otra característica que dice mucho sobre la calidad de los óvulos es la consistencia, que debe ser firme en condiciones normales y ablandarse con el calor. Hay una prueba para ver si la calidad del hachís es buena. Para ello, basta con cortar un trozo de hachís y someterlo al calor de una llama. Si se apaga inmediatamente y el trozo de huevo se vuelve negro, es posible que el producto contenga aditivos químicos, aceites sintéticos o parafinas. Un óvulo de calidad, por el contrario, debería empezar a ablandarse y “crujir” inmediatamente bajo la llama. Por lo tanto, si realiza esta prueba y nota estos efectos, puede estar seguro (o segura) de que el huevo que tiene en sus manos es de buena factura.

Lee también: El cannabis y el limoneno: las propiedades de este fragante terpeno

En conclusión

En este artículo hemos hablado de un tipo de hachís muy popular entre los aficionados y coleccionistas de cogollos CBD en España. Si tú también quieres comprar óvulos de hachís CBD de forma segura, hazlo en Justbob. En nuestra tienda online encontrarás esta y otras calidades de hachís legal, así como diferentes tipos de hierba CBD y muchos otros productos relacionados con el mundo del cannabis light.

¡Te esperamos!