Cómo se elabora la leche de cannabis y cuáles son las propiedades de esta bebida.

¿Cómo se elabora y cuáles son las propiedades de la leche de cannabis?

Quienes lo consumen lo encuentran excelente tanto frío como caliente y refieren tomarlo natural o como ingrediente base de muchos batidos.

Las propiedades beneficiosas de la marihuana han sido confirmadas por numerosos estudios científicos en todo el mundo.

Ante ello, en muchos países se ha optado por una política de legalización del cannabis, lo que ha llevado a los aficionados al sector a experimentar con nuevas combinaciones para beneficiarse del potencial de esta versátil planta.

Uno de estos “experimentos” es la leche de cannabis, una bebida que parece ser muy popular entre los consumidores de países donde su consumo es legal.

En este artículo te explico cómo se prepara la leche de marihuana y cuáles son sus principales propiedades.

Lee también: Extracción de butano y BHO: el bricolaje ya ha causado demasiado daño a las personas.

En primer lugar, la marihuana se descarboxila.

El primer paso que se da para obtener excelentes alimentos y bebidas ricos en cannabinoides es, sin duda, la descarboxilación del cannabis.

En nuestro artículo dedicado a esto, ya te he explicado cómo se lleva a cabo la descarboxilación de la marihuana de forma correcta y por qué es tan importante este paso.

Saltarse esta operación, de hecho, significa no activar los conocidos principios activos que contiene.

Ahora veamos cuáles son los beneficios que se pueden obtener de un buen vaso de leche de marihuana, en países donde está permitido por ley.

Marihuana decarbossilata

Entonces, ¿cuáles son las propiedades de la leche de cannabis?

Al igual que con todos los productos de cannabis, los efectos de la leche saborizada también cambian según el tipo de marihuana que se use.

Por ejemplo, al optar por utilizar la variedad light, parece que se obtiene una leche con propiedades relajantes y antiinflamatorias que además garantiza una sensación de bienestar generalizada.

Usando, en cambio, marihuana clásica, por lo que también contiene un cierto porcentaje de THC, el efecto relajante irá acompañado de la conocida sensación de dopaje.

Quizás ya sepas que quienes consumen productos comestibles de marihuana tienen que esperar mucho más para percibir los efectos que parecen ser, sin embargo, más duraderos e intensos.

Por este motivo, se aconseja evitar aumentar la dosis. Los primeros resultados, de hecho, serán evidentes más de una hora después de tomarlo.

Además, especialmente para los novatos en los comestibles, es mejor no consumir bebidas alcohólicas antes, durante o después de tomar cannabinoides. El riesgo es experimentar sensaciones muy fuertes y abrumadoras que parecen todo menos agradables.

Ahora veamos cómo se prepara esta bebida con múltiples propiedades.

Lee también: Lo que sabemos sobre el pineno y por qué se llama el terpeno de la memoria.

Pero, ¿cómo se prepara la leche de cannabis?

Como decía anteriormente, el primer paso después de elegir la variedad de cannabis a utilizar es la descarboxilación.

En este punto se preparan los utensilios necesarios: una cuchara de madera, un colador de malla fina, una cacerola bastante grande y, por último, una botella con cierre hermético.

Ahora es el momento de decidir qué tipo de leche usar. Esta bebida, de hecho, también es perfecta para aquellos que prefieren otros tipos de leche, pero de eso hablaremos más adelante.

En cualquier caso, los expertos del sector recuerdan que los cannabinoides son sustancias liposolubles y, por tanto, cuanto más rica en grasas -animal o vegetal- sea la leche, más fuerte será el resultado final.

Sin embargo, en cuanto a la cantidad de cannabis a consumir, no existe una indicación universal. Cada uno pone la dosis que prefiere en función de su tolerancia y la potencia del efecto que quiere conseguir.

Una dosis intermedia suele implicar el uso de 1,5 g de inflorescencias por ½ litro de leche.

Ahora que todo está listo, veamos en la práctica cómo se lleva a cabo la preparación de la bebida.

¿Y la receta? Aquí está.

Quien prepara leche de marihuana, habiendo preparado el material necesario, procede de la siguiente manera:

  • pon ½ litro de leche a calentar en la cacerola y llévela al fuego, con cuidado de que no llegue a hervir;
  • cuando esté caliente, añade 1,5 g de marihuana troceada y descarboxilada, luego cuécela a fuego muy lento durante unos 90 minutos, removiendo regularmente y evitando, incluso en esta fase, que hierva.

En este punto se filtra la leche de cannabis utilizando el colador y estrujando bien.

El color será verde pastel claro muy similar al de la leche y la menta. La bebida se consume aún caliente o se guarda en una botella de vidrio herméticamente cerrada por un máximo de unos días en el refrigerador, obviamente en países donde la legislación vigente lo permite.

Cappuccino con leche de cannabis

Según dicen quienes la consumen habitualmente, la leche de cannabis se puede utilizar como ingrediente de excelentes batidos o bebidas proteicas, pero también queda perfecta al natural con la adición de un poco de cacao o miel.

Como decía antes, quienes preparan esta bebida no necesariamente utilizan la clásica leche de vaca. Parece que hasta los de origen vegetal están bien.

Para el deleite de veganos y vegetarianos, existe una versión completamente vegetal de la leche de cannabis.

En los tiempos que corren, cada vez son más las personas en todo el mundo que optan por no consumir productos de origen animal o ya no pueden hacerlo por intolerancias o alergias. Para todas estas personas y para quien lo prefiera, existe la versión de origen vegetal.

Entre las alternativas más habituales a la leche de vaca encontramos:

  • leche de almendras. Este tipo de leche no es especialmente grasa. De hecho, contiene sólo 3 g por taza y, en consecuencia, parece tener efectos menos potentes que los de las alternativas más ricas en lípidos. Sin embargo, puede representar una versión baja en calorías, para quienes, por ejemplo, están siguiendo dietas particulares;
  • leche de soja. Contiene 4 g de grasa por taza y 7 g de proteína. Por ello se considera excelente para consumir después del entrenamiento para aumentar los niveles de aminoácidos y relajar los músculos;
  • leche de coco. Este tipo de leche es sin duda la que mejor parece potenciar las propiedades del cannabis, gracias a su alto contenido en grasas. ¡Piensa que contiene 57 g por taza!

En definitiva, la leche de cannabis es una bebida muy versátil que puede cubrir las necesidades de muchos, siempre y sólo si la ley permite su consumo.

Por último, ¿cómo se prepara la leche de cannabis?

La leche de cannabis se puede preparar de diferentes formas y dar lugar, cada cierto tiempo, a un resultado diferente.

De hecho, dependiendo de la variedad de marihuana utilizada, puede ser principalmente relajante o dopante.

La elección de la leche también marca la diferencia. Con la leche de coco, muy rica en lípidos, se obtiene una bebida que parece potenciar al máximo las propiedades de los cannabinoides, mientras que optar por la leche de almendras prepara una leche baja en calorías apta también para las personas que, por un motivo u otro, prefieren menos opciones de calorías.

Después de esta charla, antes de despedirnos, si te apasiona el cannabis CBD y sus derivados libres de THC, te invitamos a visitar nuestra tienda online Justbob.

Elige lo que más te convenga entre cogollos CBD, hachís y aceite de CBD. ¡Te estamos esperando!