¿Cómo se almacena el hachís? Estas son las formas más eficaces

El método más eficaz para almacenar hachís

Cómo almacenar el hachís y consejos prácticos

El buen y correcto almacenamiento del hachís es esencial para la conservación de sus propiedades, lo cual es un requisito previo para sus usuarios.

El hachís legal se define como el que contiene menos del 0,5% de tetrahidrocannabinol (THC), la sustancia de la que depende el efecto psicoactivo del cannabis. En cumplimiento de la legislación Europea se establece que el cultivo de cannabis industrial es posible siempre que contenga menos del 0,2% de THC.

En este artículo señalaremos los métodos más eficaces para un correcto almacenamiento, según su duración: corto, medio y largo plazo.

Además, explicaremos los pasos para un correcto curtido después de la cosecha y cómo evitar la formación de moho.

Bollo de hachís

Almacenamiento a corto plazo

Por “almacenamiento a corto plazo” se entiende un periodo inferior a una semana. Cuando se pretende utilizar el hachís en pocos días, es aconsejable guardarlo en un recipiente pequeño, preferiblemente de silicona para que no pase demasiado aire.

Almacenamiento a medio plazo

Cuando se pretende almacenar el hachís durante períodos más largos (alrededor de treinta días), es mejor utilizar un recipiente hermético. Una vez dividido en trozos, éstos deben envolverse en papel sulfurizado y guardarse en una bolsa de plástico. Como hemos dicho en varias ocasiones, si se humedece, perderá sus propiedades. Por lo tanto, el hachís (incluido el hachís de CBD) debe estar en un estado óptimo, ni demasiado húmedo ni demasiado seco.

Almacenamiento a largo plazo

Si el hachís se almacena durante más de un mes, debe colocarse en un recipiente al vacío para evitar la condensación y ralentizar el envejecimiento, un proceso inevitable que altera en cierta medida su calidad; el envejecimiento reduce el nivel de THC, que se convierte en otro cannabinoide, el CBN. Aparentemente, el sabor también se altera, volviéndose más amargo.

Otra forma de almacenar el hachís durante mucho tiempo es congelarlo, lo que permite conservarlo adecuadamente durante aproximadamente un año; sin embargo, este proceso es muy delicado: antes de guardarlo en el congelador, hay que extraer todo el aire para evitar la aparición de moho y hongos.

Debe descongelarse muy lentamente antes de consumirlo, ya que un cambio brusco de temperatura podría dañarlo.

Lee también: ¿Dónde comprar cannabis medicinal en línea? Todo lo que necesitas saber

Dónde y cómo almacenar el hachís

En cualquier caso, tanto si se almacena durante un tiempo corto, medio o largo, es necesario guardar el hachís en un lugar fresco con una temperatura inferior a 25,5°C para evitar la formación de moho. Además, el entorno de almacenamiento debe permanecer siempre limpio, seco (para evitar que el hachís absorba demasiada humedad) y oscuro.

Cada tarro debe llenarse hasta ¾ de su capacidad, para que haya espacio suficiente, y guardarse en recipientes de vidrio o cerámica herméticos. No se recomienda el uso de plástico, ya que puede acelerar el proceso de envejecimiento de la sustancia.

Cómo hacer un buen curtido

El curtido, es decir, el almacenamiento del producto en recipientes herméticos durante un largo periodo de tiempo, es un paso esencial para salvaguardar la calidad del hachís o del cannabis light.

Como hemos explicado anteriormente, una vez recogido el hachís en un recipiente hermético con un nivel de humedad de entre el 60 y el 65%, debe conservarse en un lugar oscuro y fresco.

Un buen proceso de curtido puede durar entre cuatro y ocho semanas, durante las cuales es muy importante “airear” el hachís, lo que se hace vaciando los botes y llenándolos después de unos minutos y cerrándolos bien. A medida que pasan las semanas, esto se hace cada vez menos.

Recipiente hermético para el hachís

Moho: cómo evitarlo

La formación de moho no es nada agradable, tanto en los alimentos con cannabis como en el hachís, pero desgraciadamente es muy común y especialmente molesta. Si el producto no se almacena correctamente, puede aparecer moho en pocas semanas. Por ello, a continuación se ofrecen algunos consejos para prevenir su formación:

  • Asegurar una adecuada circulación de aire para evitar la acumulación de humedad.
  • Evitar el riego excesivo de la plántula.
  • Secar y sazonar correctamente el producto: la sala en la que se almacena debe tener idealmente una humedad del 35% y una temperatura de 12°C.
  • Evitar los envases herméticos.
  • Evitar los lugares calientes.
  • Minimizar el impacto de los factores ambientales.

Cuando el hachís se enmohece, es mejor deshacerse de él inmediatamente. Sin embargo, hay quienes recomiendan no tirarla al cubo de la basura, sino calentarla a una temperatura de 95ºC durante 15 minutos, ya que el moho no sobrevive a temperaturas superiores a los 60ºC.

Sin embargo, la mejor opción es no correr riesgos innecesarios y evitar el consumo de hachís si se nota cualquier signo de mal almacenamiento.

Lee también: ¿La mejor marihuana del mundo es realmente la más potente?

Conclusiones

En conclusión, podemos decir que hay muchas formas de almacenar hachís adecuadamente para uso personal.

Aunque los tiempos de almacenamiento pueden variar en función del tipo de uso, hay algunas reglas que deben seguirse. La elección de los recipientes o bolsitas adecuados disponibles en Internet y la elección de una habitación en la que guardar el hachís lejos de la luz, el calor y las miradas indiscretas son, sin duda, requisitos esenciales y obligatorios.

Después de este artículo te invitamos a visitar nuestra tienda online Justbob.es.

Consulta las numerosas ofertas de hierba light, hachís y aceite de CBD. Hasta pronto.