Saneamiento de tierras con cannabis: ¿qué perspectivas de futuro?

Recuperar la tierra con el cannabis

El potencial del cáñamo para el saneamiento del suelo entre el presente y el futuro

La industrialización incontrolada llevada a cabo en algunas zonas de nuestro país ha provocado daños irreparables en el medio ambiente y ha transformado grandes extensiones de terreno en verdaderos depósitos de sustancias tóxicas.

La factura que hay que pagar por estos errores del pasado es muy pesada, tanto desde el punto de vista de nuestra salud y la de la tierra, como desde el punto de vista del coste de las operaciones de saneamiento, que deben llevarse a cabo para resolver esta plaga.

Afortunadamente, parece que tenemos un valioso aliado en la recuperación de suelos: el cannabis.

En serio, esta planta con mil usos puede servir incluso para recuperar terrenos, y puede ayudarnos a reparar los daños causados por los contaminantes industriales.

En este artículo, explicaré cómo el cáñamo es capaz de desempeñar esta función y cuáles son los proyectos de remediación más importantes llevados a cabo en Italia que implican su uso.

Un puñado de tierras recuperadas

Cómo el cáñamo “limpia” el suelo de sustancias nocivas

Desde la década de 1950, se ha descubierto que ciertas especies vegetales son capaces de absorber sustancias nocivas, como el plomo y el zinc, del suelo o el agua contaminados. Estos elementos son captados por las raíces y depositados en las hojas, donde se almacenan hasta su caída.

Este descubrimiento se ha aprovechado para la remediación de suelos contaminados mediante el desarrollo de una técnica de remediación natural conocida como “fitorremediación”, que también puede aplicarse para extraer ciertos minerales del suelo a bajo coste (fitoextracción). Por ejemplo, el níquel es un metal muy utilizado en diversos sectores, que sólo puede extraerse mediante técnicas mineras muy costosas.

Sin embargo, para reducir los costes, es posible plantar ciertas especies de plantas en suelos ricos en níquel para que absorban el elemento y lo almacenen en sus hojas. A continuación, las plantas pueden cosecharse y quemarse para producir cenizas de níquel, cuya extracción es muy económica y limpia el suelo del contaminante.

El cáñamo es una de las especies vegetales más eficaces para la fitorremediación, e incluso se ha utilizado para limpiar las partículas radiactivas de parte del suelo alrededor de la planta de Chernóbil.

Como hemos explicado en la introducción, el problema de la contaminación del suelo no sólo afecta a lugares tan alejados de nuestro país como Ucrania, sino que también Italia se ve afectada por esta lacra: pensemos en los numerosos casos de intoxicación por dioxinas que se produjeron en el sur de Italia hace unos 15 años.

Por ello, algunas personas han pensado en resolver este problema recurriendo al potencial del cáñamo.

Lee también: Etanol de cáñamo: cómo se produce y por qué podría convertirse en el combustible del futuro

Salvar la tierra de las dioxinas: el caso de un agricultor de Apulia

Recientemente ha sido noticia el caso de un agricultor de la provincia de Taranto que ha puesto en marcha un innovador proyecto para salvar sus tierras de los contaminantes utilizando cannabis.

En 2008, se vio obligado a sacrificar cientos de ovejas porque se descubrió que los pobres animales habían absorbido altas concentraciones de dioxina tras ingerir plantas que crecían en suelos contaminados por el cercano polígono industrial de Ilva.

A pesar del duro golpe, el hombre no se dio por vencido y, gracias también a las sugerencias de la asociación CanaPuglia, decidió reconvertir su terreno y ponerlo a disposición de un proyecto de fitorremediación con cannabis.

Todavía pasará algún tiempo antes de que tengamos los resultados que aclaran la eficacia de este experimento, pero parece que hay muchas posibilidades de que esta parte de Italia, azotada por décadas de contaminación, pueda recuperarse gracias a nuestro querido cáñamo.

Preparación del terreno en Cerdeña para su recuperación

De Apulia a Cerdeña: las perspectivas de futuro de la recuperación de tierras con cannabis

Cerdeña es otra región en la que la industrialización no regulada ha causado graves daños al medio ambiente, sobre todo en Sulcis Iglesiente, donde las minas, las refinerías y muchas otras actividades han arruinado hectáreas y hectáreas de tierra prístina.

Para remediar esta terrible situación, la región de Cerdeña impulsó en 2015 el proyecto CANOPAES, un ambicioso plan financiado con fondos públicos que pretende empezar a experimentar con la fitorremediación con cannabis, para seguir investigando el potencial de esta planta y descontaminar los suelos sardos.

Las principales dudas sobre el proyecto están relacionadas con la eliminación del material vegetal contaminado que inevitablemente se acumulará durante el proceso de remediación, pero parece que se ha propuesto una solución muy interesante: cosechar plantas de cannabis saturadas de contaminantes y utilizarlas para la producción de biodiésel y aceites industriales.

Lee también: Bediol: lo que hay que saber sobre esta variedad de cannabis medicinal

En conclusión

Hemos explicado cómo el cáñamo es capaz de limpiar los suelos de contaminantes, y cómo esta propiedad está empezando a ser explotada para recuperar el suelo en lugares especialmente contaminados en Italia.

Una vez más, la ciencia revela nuevos potenciales del cannabis, una planta que no deja de sorprendernos.

Si tú también eres un apasionado del cáñamo y te gusta coleccionar cannabis CBD, te invitamos a visitar nuestra tienda online.

Compra tus productos favoritos, como hachís legal, aceite de CBD e inflorescencias: ¡seguro que encuentras los artículos adecuados para ti!

¡Esperamos verte en Justbob!