Qué es la marihuana y cómo está hecha en detalle.

Qué es la marihuana y cómo es en detalle

Un breve resumen explicativo sobre la marihuana y sus usos.

Aunque los registros del cultivo y uso del cannabis se remontan a la antigüedad, no es raro que hoy en día nos encontremos con dudas sobre sus características o las aplicaciones prácticas del cultivo de esta versátil planta.

Principales usos del cáñamo.

La marihuana, también llamada cannabis o cáñamo, es una planta perteneciente a la familia de las Cannabáceas.

Marihuana perteneciente a la familia de las Cannabáceas

Existen principalmente tres especies de esta planta: el cannabis ruderalis, el cannabis indica y el cannabis sativa, que parece ser la especie de la que proceden todas las demás y es también la variedad más utilizada.

Su particularidad radica en varias cuestiones.

En primer lugar, es un cultivo que se presta a una variedad de cadenas de producción.

En el pasado, se utilizaba principalmente con éxito en la industria textil. Su cultivo estaba orientado al aprovechamiento de sus fibras, que eran aptas para la producción de tejidos, así como de cuerdas y encajes.

Otro uso interesante del cáñamo era la producción de papel y cartón.

Como decíamos, la industria textil no es el único sector interesado en el cultivo del cáñamo. También puede utilizarse en la industria alimentaria. Es posible utilizar sus semillas tal cual o molerlas para obtener una harina rica en proteínas, utilizada en la producción de pan, pasta, galletas y mucho más.

El aceite extraído del cáñamo también se utiliza en la industria alimentaria, pero no sólo.

Uno de los principales extractos del cannabis es, de hecho, el aceite de CBD, que parece tener innumerables propiedades beneficiosas y, de hecho, se utiliza en el tratamiento de diversos problemas relacionados con trastornos de salud más o menos graves.

No olvidemos tampoco su uso recreativo, por el efecto relajante y eufórico que produce en quienes consumen sus inflorescencias.

Lee también: Marihuana depotenciada. Qué es y para qué sirve.

Los principios activos del cannabis.

Es en sus flores donde se encuentra la mayor concentración de principios activos. Los principales son, sin duda, el THC y el CBD.

El THC, también conocido como tetrahidrocannabinol, es el portador de la llamada eficacia narcotizante atribuida al cannabis. Esta característica confiere a la marihuana la capacidad de alterar las percepciones sensoriales de sus consumidores, gracias a la propiedad psicotrópica del THC.

Pero, ¿qué significa psicotrópico? Este término se utiliza para describir todas las sustancias capaces de alterar la psique de quienes ingieren una determinada cantidad. En concentraciones mínimas, el tetrahidrocannabinol no es capaz de producir ningún tipo de efecto.

Como se ha mencionado anteriormente, hay esencialmente dos principios activos en el cannabis. Además del THC, la planta contiene cantidades considerables de CBD. Con esto nos referimos al cannabidiol, que es especialmente importante si tenemos en cuenta las ya mencionadas supuestas propiedades terapéuticas del cáñamo.

El CBD parece tener importantes propiedades antiinflamatorias, analgésicas y de alivio del dolor, según varios estudios.

Utilizado con éxito en el tratamiento de los trastornos del sueño debido a sus conocidas cualidades relajantes, el CBD parece ser una gran ayuda para reducir los síntomas de la ansiedad, ya sea social o de estrés postraumático.

Cannabis para el tratamiento de los trastornos del sueño

¿Cómo se utiliza la marihuana?

Pasando a la parte práctica del asunto, es interesante entender cómo se puede utilizar el cannabis.

Obviamente, estos variarán en función del motivo por el que se haya decidido consumir marihuana, que, como se ha mencionado, se presta a innumerables usos.

Para el uso recreativo, la opción más popular es, sin duda, el porro, que es un tipo de cigarrillo que no se compone sólo de tabaco, como es el caso de los cigarrillos tradicionales, sino que añade un polvo obtenido al moler una pequeña porción de la inflorescencia seca.

Pero esta no es la única forma de fumar marihuana. Existen dispositivos especiales, como los bongs y las pipas, que hacen precisamente eso.

Otra forma de consumir cannabis es ingerir dulces, principalmente galletas o brownies, que han sido horneados con marihuana como ingrediente. La mantequilla suele aromatizarse calentándola con la inflorescencia en polvo, que libera THC al calentarse.

En estos casos, la típica sensación de euforia tardará más en aparecer, pero durará más.

Pasamos ahora a hablar de los procedimientos para tomar derivados del cannabis en los países en los que esto es legal.

El derivado por excelencia es sin duda el aceite de CBD. Puede tomarse por vía sublingual, pero también en cápsulas o añadiendo unas gotas a los alimentos y bebidas que se vayan a consumir.

Si, por el contrario, utilizas habitualmente un cigarrillo electrónico, puedes considerar la posibilidad de comprar e-líquido de CBD en los países donde es legal hacerlo.

Lee también: Marihuana e impotencia: ¿realmente baja la testosterona?

En conclusión.

El cáñamo se ha prestado a muchos usos diferentes desde el principio de los tiempos.

En los últimos años ha sufrido una fuerte revalorización, tras haber sido víctima de una severa demonización provocada por el prohibicionismo, que comenzó en Estados Unidos y se extendió como un reguero de pólvora por casi todo el mundo, incluida Europa.

Su redención, sin embargo, sigue estando muy limitada por su clasificación como sustancia estupefaciente, que, a pesar de la versatilidad que la caracteriza y de los presuntos beneficios que su consumo aporta al organismo, hace imposible no frenar su cultivo y, sobre todo, su uso.