¿De dónde procede el cannabis? Este es el centro de origen según la historia

Se han descubierto los orígenes del cáñamo cultivado desde hace 12000 años.

Se han descubierto los orígenes del cáñamo, que se cultivaba hace ya doce mil años con fines medicinales.

Un nuevo estudio sugiere que el primer cultivo de cáñamo se originó en Asia oriental hace más de doce mil años.

Pero antes de averiguar el origen del cannabis, echemos un vistazo a la historia de esta excepcional planta.

De la prehistoria a Oriente Medio

El cáñamo (Cannabis sativa, L. 1785) ha sido conocido por el hombre desde la noche de los tiempos por su versatilidad y sus efectos terapéuticos.

Las pruebas del consumo de cannabis por parte de los seres humanos se encuentran ya en el Neolítico (el período de la Edad de Piedra comprendido entre el 10.000 y el 3.500 a.C.), gracias al descubrimiento de semillas fosilizadas.

Es interesante e indicativo descubrir que el artefacto humano más antiguo es un trozo de tela de cáñamo que data del año 8.000 a.C., la primera evidencia del cultivo de cannabis en China para la producción de textiles antes de la llegada de la seda y el algodón.

En los países árabes, la resina de la planta de cáñamo se ha consumido durante siglos por sus propiedades de alteración de la mente, sobre todo por los Hashashin de Siria.

El término Hashashin del árabe significaría “adicto al hachis” o “fumador de hachís“. El cannabis también fue utilizado por los asirios, que conocieron sus propiedades psicoactivas a través de los arios, y gracias a ellos, también se dio a conocer y fue utilizado por los escitas y tracios, que comenzaron a utilizarlo durante sus rituales religiosos.

Hashashin del árabe significaría "adicto al hachís" o "fumador de hachís"

El cannabis llega a Occidente

Varios estudios han demostrado que, hacia el año 500 d.C., el cáñamo llegó a Occidente, casi con toda seguridad a través de los desplazamientos de las tribus nómadas. Se convirtió en un cultivo esencial para los pueblos de América del Norte, especialmente a principios del siglo XVII: los colonos producían cáñamo y cogollos CBD para diversas aplicaciones y usos, como ropa, lona para las velas de los barcos, pero también cuerdas y cordeles, tanto para uso náutico como doméstico.

El aceite también se extraía de la planta mediante prensas para triturar semillas oleaginosas, como el cáñamo y el lino.

El uso de las fibras de cáñamo para la fabricación de velas y cuerdas alcanzó su punto álgido en Europa, con la expansión de las Repúblicas Marítimas; se creó un verdadero negocio en torno a la planta e Italia se convirtió rápidamente en el segundo productor mundial de cáñamo, con casi 1.000 hectáreas de terreno cultivado, y en el primer proveedor de la Marina británica.

Las zonas más productivas de Italia eran Ferrara y Bolonia, pero el cáñamo también se cultivaba en Liguria, Toscana, Umbría, Salerno, Nápoles y Sicilia.

Lee también: Cannabis contra las náuseas: esto es lo que dice el estudio

Origen del cannabis: Estudios

Un estudio de 2016 había vinculado los primeros hallazgos de cultivo de cannabis y aceite CBD a Japón y China.

Ahora, sin embargo, muchos botánicos sostienen que la planta fue “domesticada” desde las regiones más orientales de Asia Central, donde las variedades silvestres siguen estando muy extendidas en la actualidad.

Las pruebas han apuntado a tres regiones clave: Asia Central – el actual Kazajistán, Mongolia y el Lejano Oriente ruso podrían ser puntos de origen potenciales de la planta; India – se descubrió que el cannabis crecía de forma silvestre en las montañas del suroeste del Himalaya y se consideró razonable suponer que la planta era originaria del noroeste de la India, incluidas las regiones del Punjab y Cachemira.

Por último, estudios recientes se han centrado en el Tíbet.

Tíbet: la verdadera cuna del cannabis

Recientemente se ha demostrado que el cannabis es originario de la meseta tibetana

Aunque todas las teorías anteriores están bien fundamentadas, recientemente se ha demostrado que el cannabis se originó en la meseta tibetana.

Sin embargo, el equipo de investigación no lo tuvo fácil, ya que la falta de huellas fósiles (es decir, impresiones de las hojas estudiadas en otros objetos) en los documentos históricos complicó el estudio más de lo esperado.

Para superar esta carencia, los científicos recurrieron al polen fósil de las cannabáceas.

Pero la verdad es difícil de encontrar, y los investigadores se encontraron con la extrema similitud entre el polen del Cannabis y el de otra planta de la familia de las Cannabaceae, el Humulus lupulus (L., 1753), el lúpulo común.

Para sortear el obstáculo que suponen los problemas de identificación, los investigadores utilizaron una técnica estadística basada en “aproximaciones ecológicas” para diferenciar los distintos pólenes de las plantas.

Los datos confirman la meseta tibetana nororiental como centro de origen del cannabis, en las proximidades del lago Qinghai, a unos 3.700 metros sobre el nivel del mar.

Lee también: Estas son las propiedades del bisabolol, un terpeno contenido en el cannabis (y más)

Conclusiones

El equipo de investigación cree que la planta se extendió hacia el oeste, llegando a Rusia y Europa, hace 6 millones de años, y hacia el este, alcanzando el este de China, hace 1,2 millones de años.

Por último, los estudios sobre el polen fósil también han revelado dónde crece mejor el cáñamo: la estepa es el hábitat en el que prospera la planta, ya que se caracteriza por espacios amplios y abiertos, sin árboles, que favorecen un mejor crecimiento.

Mientras tanto puedes visitar nuestra tienda online Justbob para encontrar nuestros mejores productos como la marihuana CBD y el cannabis CBD.