Cómo funcionan (de verdad) los coffee shops de Barcelona

Cómo-funcionan-las-cafeterías-en-Barcelona

No confundir con los coffee shops de Amsterdam ¿en qué se diferencian?

Empecemos este artículo aclarando que el término coffee shop asociado a Barcelona, y a España en general, no es del todo correcto ya que no son tiendas de libre acceso como las de Holanda.

Pero procedamos en orden…

¿Qué son los coffee shops?

El término coffee shop (o coffeeshop en los Países Bajos) se refiere a los establecimientos con licencia para vender pequeñas cantidades de cannabis y otras sustancias con efectos psicotrópicos leves.

Por lo general, en estas tiendas es posible probar y comparar los efectos de las distintas variedades y calidades de cannabis, así como recibir consejos de los vendedores.

A menudo también se venden productos comestibles, como dulces elaborados con los ingredientes activos del cannabis, siendo los más famosos el “pastel espacial” y el “chocolate espacial”.

Lee también: Clubes sociales de cannabis: 3 países donde es fácil encontrar uno

Normas de los coffee shops

5 gramos es la cantidad máxima vendible por persona por día

Los coffee shops están sujetos a una estricta normativa: la cantidad máxima de cannabis que se puede vender es de 5 gramos por persona y día, y cada consumidor no puede acudir a más de 6 coffee shops, lo que supone un total de 30 gramos diarios por persona permitidos.

Esta limitación se estableció tanto para salvaguardar la salud de los consumidores como para evitar la exportación de marihuana al extranjero.

¿Recuerdas las setas alucinógenas? Los llamados “hongos mágicos”, una especie particular de hongo apreciado por su capacidad de producir fuertes efectos psicodélicos? Pues bien, ahora están prohibidos por ley.

En los coffee shops, todos los productos y preparados que contengan trazas de cannabinoides deben estar marcados de forma adecuada e inequívoca para evitar que se compren y consuman sin saberlo.

Además, los propietarios de estos establecimientos deben evitar cualquier tipo de publicidad, prohibir la entrada a menores y enfrentarse a la revocación inmediata de sus licencias si se consumen drogas duras y cannabis CBD en su interior.

Lee también: Cannabis y criptomonedas: estas son las Coins que debes conocer

¿Y en España?

La valoración del cannabis en España ha dado importantes frutos en las últimas décadas, llevando a este país a ser uno de los más liberales e innovadores en cuanto a la aceptación de la marihuana tradicional y marihuana CBD.

El consumo de marihuana para uso personal suele ser tolerado por las fuerzas del orden, pero con ciertos límites: fumar cannabis está permitido, pero se considera un asunto estrictamente privado y personal que sólo puede tener lugar en la intimidad del propio hogar o en lugares designados.

Se permite fumar cannabis, pero solo en la privacidad de su hogar o en lugares designados.

La posesión y el consumo de marihuana en público se considera un delito punible a discreción de la policía (con multas de 300 euros o más); el transporte discreto sólo se tolera para productos envasados y certificados por el productor, en cantidades de 50 gramos o menos.

Ámsterdam VS Barcelona

Como se ha mencionado al principio de este artículo, los coffee shops en España, y en este caso en Barcelona -la capital de Cataluña donde se encuentran la mayoría de los locales- son muy diferentes a los coffeeshops de Ámsterdam.

Lo que más los diferencia es el hecho de que no están abiertos a todo el mundo, sino que son lugares privados donde las personas mayores de edad (en España, la mayoría de edad es de 21 años) que consumen marihuana y hachís, se reúnen para hacer lo que en español se llama ‘consumo compartido’, es decir, para fumar juntos.

Para acceder a este tipo de coffee shops es absolutamente necesario ser socio y formar parte de las asociaciones, ya que los socios reciben una cantidad mensual de marihuana acordada de antemano y limitada al mes en curso, que debe ser consumida en el local.

El objetivo de estos coffee shops es cultivar la marihuana para distribuirla entre sus miembros, con el fin de evitar la compraventa en el mercado negro y no cumplir con las leyes de cultivo y consumo de drogas blandas.

Conclusiones

Los coffee shops privados de Barcelona difieren en tamaño, calidad, temática y público objetivo, así que ¿cómo podemos encontrar el lugar adecuado para nuestras necesidades si por ley estos lugares no pueden anunciarse?

Una vez más, los medios de comunicación (blogs, páginas de Facebook) y el boca a boca, un arma muy poderosa, acuden en nuestra ayuda para encontrar el club que más nos interesa.

Mientras tanto, mientras esperas a volar a Barcelona y registrarte en una cafetería (recuerda que necesitas una dirección española para registrarte), puedes “volar” a nuestra tienda online de CBD Justbob y descubrir nuestro catálogo.