CBD: todo lo que necesitas saber

cbd justbob

DESCUBRE LA HISTORIA, PROPIEDADES Y USOS DEL CBD,EL CANNABIDIOL, PRINCIPIO ACTIVO LEGAL DEL CANNABIS QUE SE ENCUENTRA EN LA MARIHUANA LEGAL.

La planta de cáñamo es una especie vegetal rica en diferentes químicos y tiene una gran cantidad de cannabinoides, como el cannabinol, el cannabigerol y la tetrahidrocannabivarina;

Entre estos, el THC y el CBD son sin duda los que destacan por su cantidad presente en las inflorescencias de cannabis, pero considerarlos de forma distinta ha sido una proceso largo en el tiempo. Esto también ha tenido consecuencias significativas en cuanto a la conciencia de la absoluta diferencia de los efectos de cada uno de los dos sobre en el cuerpo humano.

De hecho, hoy en día, las especies de cáñamo que se pueden encontrar generalmente tienen una tasa de THC (acrónimo de tetrahidrocannabinol) mucho más alta que la del CBD, CBG, CBN y CBDA. Esto ha hecho que sea más difícil identificar y aislar los efectos del cannabidiol (CBD), a menudo oscurecidos por los efectos psicotrópicos y altos del THC.

Historia

En un momento, la situación era muy diferente. Cuando la medicina tradicional china escribió sobre los muchos beneficios del cannabis, se refería a una planta que, además del THC, también era abundante en CBD. Este legado perduró a lo largo de los siglos, hasta que la planta de marihuana se asoció casi automáticamente con esa sustancia estupefaciente que ella contiene, el THC, que ha sido prohibida como droga en muchas jurisdicciones.

Impulsada por los múltiples usos del cáñamo en los campos más dispares, la ciencia ha mostrado un renovado interés en esta planta, que estaba inactiva debido a las muy severas restricciones en esta área que se impusieron durante el período de prohibición.

En el contexto de estudios recientes sobre plantas cannabáceas, el poder beneficioso y terapéutico del CBD surgió de la oscuridad, dejando a la mayoría de los estudiosos asombrados. El proceso de análisis y confirmación de los resultados que surgieron durante estas investigaciones aún se encuentra en una etapa temprana, pero lo que se notó de inmediato es que este cannabinoide puede usarse para cubrir una gran cantidad de necesidades no sólo humanas, sino también de nuestras mascotas.

Para qué se utiliza el CBD

En primer lugar, es muy interesante conocer los efectos que el CBD puede aportar a todo el organismo humano.

Con la ingesta de esta sustancia se activan nuestros receptores cannabinoides que desencadenan una acción reequilibrante de las funciones de la mayoría de nuestros órganos, con especial atención al sistema nervioso, tanto central como periférico, restableciendo una situación de bienestar general, la llamada homeostasis.

Por lo tanto, son una valiosa ayuda para el tratamiento de muchas dolencias, tanto físicas como mentales. Muchos de estos beneficios ya eran conocidos incluso antes del 300-400 a. C., originalmente por expertos médicos chinos y luego, en orden, norteafricanos, europeos y finalmente estadounidenses.

Sobre la base de estos estudios modernos, se reveló entonces que el CBD no implica efectos secundarios particulares, vinculados a situaciones de interacciones con otros medicamentos o abuso en su consumo, por lo que estamos comenzando a hipotetizar el uso de productos de cáñamo alto en cannabidiol en los campos médico y farmacéutico.

En muchos países, las leyes ad hoc han permitido el uso de cannabis medicinal, que contiene solo trazas de THC, para tratar muchas dolencias. En particular, en lo que respecta a Europa, los casos más llamativos se refieren a la apertura de clínicas en Alemania y el Reino Unido, que administran exclusivamente cannabis medicinal para tratar una gama constante de problemas, basándose en una rica literatura que da fe de respuestas positivas empleando esta técnica de curación.

Efecto calmante y calidad del sueño.

Lo que siempre se ha destacado es la eficacia relajante y calmante del CBD, que involucra particularmente al cerebro, para lo cual en el pasado se usó con la función de sofocar los ataques de ira y aliviar la depresión, y que hoy ha aparecido para los estudiosos como un remedio adecuado para el tratamiento de estados de ansiedad , ataques de pánico e insomnio. Tanto es así que hoy en día son muchos los que usan aceite de CBD para dormir.

Mucha gente, por lo tanto, usa el CBD como relajante muscular: no solo los atletas que se están recuperando del entrenamiento sino también aquellos que padecen enfermedades graves como la esclerosis múltiple, para reducir los espasmos dolorosos que los que se aquejan.

CBD: todo lo que necesitas saber

La acción antiinflamatoria del CBD

Esta ha tenido un papel fundamental en dos áreas principales, incluso si el potencial en este campo de aplicación del compuesto químico en cuestión sugiere que también puede tener muchos otros usos.

Por un lado, los productos de CBD, como el aceite CBD Sensitiva, se utilizan para calmar la inflamación reumática y la artritis, lo que resulta en menos dolor en las partes afectadas. También se han realizado investigaciones en este sentido en animales, por lo que se ha encontrado que tiene la misma eficacia para aliviar el dolor del reumatismo en perros y gatos, como el aceite de CBD para perros.

Además, la sustancia, normalmente concentrada en un aceite, se utiliza como aditivo en cremas de belleza y otros productos cosméticos, actuando contra las inflamaciones cutáneas, en particular acné, psoriasis, así como muchos otros tipos de dermatitis.

CBD como analgésico

Para dolores de cabeza, dolores de espalda y migrañas, sin duda es un excelente analgésico, con la gran ventaja de no causar efectos secundarios a corto plazo.

Por el mismo motivo, se están realizando diversos estudios que deberán certificar científicamente su uso como principio activo de psicofármacos frente a la ansiedad, depresión, esquizofrenia, trastorno obsesivo compulsivo y trastornos de estrés postraumático. A esta hipótesis se llegó evaluando los resultados positivos de las pruebas preliminares, que mostraron el potencial del CBD como antipsicótico , ansiolítico y como soporte de las terapias tradicionales para estos trastornos.

El CBD no solo no es adictivo, no tiene efectos psicotrópicos y no crea estados mentales de confusión y subidón como el THC, sino que tampoco causaría los otros síntomas físicos que pueden surgir al tomar la mayoría de los medicamentos contra estas enfermedades.

En la actualidad, los productos a base de CBD pueden utilizarse para estos fines, pero sin una certeza absoluta de eficacia y sobre todo no como alternativa a tratamientos específicos, ya que la gravedad de estas patologías requiere un llamamiento médico y el apoyo de una psicoterapia posiblemente asociada a fármacos específicos.

Lee también: Efectos del CBD: cuáles son y por qué son importantes.

Apetito y saciedad

Especialmente en Francia, pero también en otros países, se están realizando estudios para verificar cómo se puede utilizar el CBD en terapias para diferentes formas de trastornos alimentarios, ya que la influencia beneficiosa de la sustancia en el cuerpo y el sistema nervioso también incluye las funciones del metabolismo, al tiempo que regula la sensación de saciedad. Por lo tanto, podría tener sentido probar su eficacia en personas con anorexia y bulimia.

Lucidez y concentración

Entre las diferencias entre THC y CBD, una que merece especial atención es que el cannabidiol CBD no solo es, como se ha visto antes, un compuesto terapéutico que trata y restaura estados mentales que han sufrido alteraciones, sino que también se ha comprobado que este sustancia aumenta la capacidad de concentración y memoria. Sin efectos psicodélicos, pero con una mayor capacidad mental y claridad.

Un paréntesis femenino

Las mujeres usan productos de CBD porque es un buen analgésico para el dolor menstrual y, como modulador hormonal, puede mantener a raya los cambios de humor del síndrome premenstrual y aliviar las molestias de la menopausia.

La epilepsia y la FDA

Incluso antes de estar en el laboratorio, fue la experiencia la que demostró que el CBD se puede usar como antiepiléptico, en particular para algunas de las formas más graves, como el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Dravet.

En Estados Unidos, un grupo de madres comenzó a tratar esta enfermedad que afligía a sus hijos con resultados realmente sorprendentes, y luego llevó la evidencia a la Food and Drug Administration (FDA), que primero eliminó el CBD de la lista de medicamentos y en el 2018 aprobó el comercio de Epidiolex.

Se trata de un fármaco a base de CBD destinado específicamente al tratamiento de la epilepsia, que actúa no sobre el sistema endocannabinoide, sino sobre el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico, con efectos anticonvulsivos. Este mismo efecto positivo parece, una vez más, extenderse también a perros y gatos.

CBD: todo lo que necesitas saber 2

Y muchos otros beneficios..

Una respuesta positiva a la ingesta de CBD también en otros campos: se ha mostrado útil para disminuir la ansiedad y otros síntomas relacionados con la dependencia de sustancias estupefacientes, un apoyo destinado a paliar los efectos provocados por los remedios quimioterapéuticos para combatir el cáncer, parecería entonces reforzar el sistema inmunológico, mientras que las propiedades antioxidantes y nutritivas se suman a las antiinflamatorias para la aplicación en la piel.

La lista podría continuar, porque hay muchos descubrimientos científicos al respecto .

Formas de tomar CBD

En la actualidad, por tanto, es posible comprar aceite de CBD, semillas o inflorescencias de cáñamo con alto contenido en CBD, tanto online como en tiendas especializadas certificadas, con la ventaja de que el consumidor puede elegir entre las diferentes concentraciones de aceite y las distintas variedades de inflorescencias y semillas de cannabis.

Inflorescencias de CBD

Para disfrutar de los beneficios del cannabidiol puedes comprar diferentes tipos de productos que en común tienen el hecho de que todos son derivados de la planta de cáñamo legal.

Esta última es una especie de cáñamo sativa que ha sido modificada de tal manera que contiene un alto porcentaje de CBD y bajo en THC, lo que hace que los efectos del cannabis legal no sean psicotrópicos. En concreto, en nuestro ordenamiento jurídico se prescribe que el porcentaje de THC se mantenga bajo el 0,2%

Por tanto, los comerciantes de inflorescencias de cannabis legal deberán obtener aquellas certificaciones que garanticen el cumplimiento de estos límites y requisitos legales. En estas condiciones, la venta de flores, aceite y semillas extraídas de esta planta es lícita.

Semillas de CBD

Además de las inflorescencias y el aceite de cáñamo con un alto contenido en CBD, se pueden encontrar en el mercado semillas de cannabis, que naturalmente contienen cannabidiol en altos porcentajes, en ausencia total de THC.

En particular, los diferentes tipos de semillas de cáñamo (corazones de semillas o enteras que se encuentran enteras, peladas o naturales) son verdaderos concentrados, además de cannabidiol, proteínas y fuente indispensable de vitaminas, fibra, ácidos grasos esenciales, que combinan la acción sobre el sistema endocannabinoide del CBD, con nutrientes que aportan beneficios al sistema cardiovascular, muscular y digestivo.

La falta de THC, entonces, es garantía de la máxima efectividad de estos compuestos en el organismo.

Lee también: Cannabis legal: precio medio y variedades de moda. La selección Justbob de las más baratas

Aceite de CBD

Sin embargo, la forma de consumo preferida por los amantes del CBD es el extracto aceitoso obtenido de las inflorescencias del cannabis legal.

La característica ganadora de este producto es su versatilidad, ya que la ingesta de aceite se presta a diversas alternativas que pueden variar según las necesidades y la legislación de un país en particular.

La legislación española, por ejemplo, aún no se ha expresado con respecto a la ingestión oral de aceite de CBD, que ha demostrado ser una forma cómoda y eficaz de disfrutar plenamente de los beneficios a los que nos referimos anteriormente.

Hay dos características principales que hacen del aceite de cáñamo con alto contenido en CBD un producto especialmente indicado tanto para uso terapéutico como complemento alimenticio en los ordenamientos jurídicos en los que está permitido.

La primera es la facilidad de dosificación, gracias al práctico envase en frasco con gotero, por lo que no hay problemas en ajustar la dosis indicada para cada tipo de necesidad o malestar.

Por ejemplo, el aceite de CBD ha mostrado una efectividad relevante en la solución de problemas de insomnio, por lo que se recomienda tomarlo en un espectro de cantidades que van desde 10 a 15 gotas a lo largo del día, pero para dolores y problemas leves las dosis de digestión son más bajas (6-10 por día). Por esta razón, conocer la dosis exacta de CBD que se ha de tomar es de gran importancia.

El segundo punto, que también se aplica cuando el aceite se usa de otras formas, es la alta concentración de cannabidiol dentro del producto. De hecho, el aceite de CBD se extrae de las inflorescencias y no de las semillas.

Las inflorescencias, y la resina en particular, son particularmente ricas en esta sustancia y también los métodos dedicados a la extracción de la esencia oleosa de las flores (mediante la infiltración de aceite de coco o de oliva o con CO2 supercrítico) mantienen la alta tasa encontrada en cannabis legal.

El mayor contenido de CBD hace que el aceite también sea el candidato ideal para otros usos, ya que se percibe claramente la fuerza beneficiosa del compuesto. Hablamos principalmente de dos casos: aromaterapia y cigarrillo electrónico.

En la aromaterapia  se usa aceite de CBD por su fragancia y así la sustancia logra sus propósitos curativos y relajantes a través del sentido del olfato. En la medida en que se discute la efectividad de esta sustancia a nivel de medicina convencional, el uso de aceite esencial con alto contenido en CBD está aumentando, debido a los resultados positivos encontrados.

En cuanto al hábito de vapear, la adición de aceite de CBD a la base neutra utilizada en los vaporizadores ha demostrado ser una excelente idea para disfrutar de su poder terapéutico y calmante. De hecho, la velocidad y eficacia de la ingesta oral se rastrea en parte de esta manera. La acción del cannabidiol se siente cuando la sustancia llega a los receptores de nuestro sistema endocannabinoide.

Por vía sublingual o por inhalación del vapor, este encuentro se produce con bastante rapidez y, por lo tanto, los efectos del CBD se sienten después de menos de un cuarto de hora. Sin embargo, si fumas aceite de CBD con el cigarrillo electrónico, la sustancia no solo se diluye con los elementos del líquido base, sino que también se calienta, modificando de cierta forma la composición molecular y por tanto también la eficacia positiva, aunque mínimamente.