Cannabis para el dolor: ¿qué hay de cierto en las propiedades analgésicas de esta planta?

Reducir el dolor con cannabis

¿Es el cannabis (realmente) capaz de reducir el dolor? Esto es lo que dicen algunos estudios

Sucede que muchos curiosos se preguntan si el consumo de cannabis puede realmente aliviar el dolor.

Si estás aquí, significa que también es tu duda, ¿tengo razón?

Se leen muchas en la web, tanto positivas como negativas, y esto sólo crea más confusión sobre el tema.

Así que ha llegado el momento de la claridad, ¿no crees?

En este artículo, hemos recogido los resultados de algunos estudios que pretenden demostrar las potenciales propiedades analgésicas del cannabis.

Uso del cannabis para tratar el dolor crónico

Las mejores variedades de cannabis para el dolor crónico

El cannabis puede ayudar a aliviar ciertos tipos de dolor crónico, en particular esto es cierto para:

  • cannabis indica
  • cannabis sativa;
  • híbridos.

La investigación disponible sobre el uso de cepas específicas de cannabis para el dolor y otros síntomas es limitada.

Por lo tanto, las recomendaciones sobre el uso de diferentes cepas no están médicamente probadas.

Sin embargo, he aquí algunos estudios que parecen apoyar esta tesis.

Empecemos con los resultados de una encuesta online en la que participaron 95 personas y que fue publicada en 2014 en el Journal of Alternative and Complementary Medicine.

Los investigadores descubrieron que los participantes preferían la variedad índica para controlar el dolor, la sedación y el sueño, mientras que optaban por la variedad sativa para mejorar el estado de ánimo y tener más energía.

En cuanto al tratamiento del dolor, los participantes informaron de un efecto estadísticamente significativo en el uso de la índica para:

  • cefaleas no migrañosas;
  • neuropatía;
  • espasticidad;
  • dolor en las articulaciones.

Sin embargo, es importante señalar que este estudio tiene varias limitaciones: de pequeño tamaño y anónimo, se basó en la responsabilidad de cada persona para diagnosticar sus propios síntomas.

Los encuestados no utilizaron el cannabis en un entorno controlado, lo que podría dar lugar a diferencias en la composición, la dosis y la potencia del producto.

Pero continuemos.

Otro estudio examinó el uso de variedades de cannabis sativa e índica cultivadas de forma orgánica para el tratamiento de diversas afecciones médicas, y algo más de la mitad de los participantes utilizaron el cannabis para tratar el VIH.

El estudio hizo un seguimiento de los participantes durante tres años y les preguntó sobre los efectos de la marihuana en su estado durante este periodo.

Los resultados sugieren que la variedad índica es más propensa a mejorar la energía y el apetito, mientras que tanto la sativa como la índica pueden aliviar las náuseas.

Lea también: ¿Puede el CBD interactuar con la sertralina? Aclaremos

¿Cómo funciona el cannabis para el dolor? La diferencia entre el THC y el CBD

El cannabis contiene compuestos que pueden aliviar el dolor, las náuseas y otros síntomas.

Los componentes del cannabis en los que se centran la mayoría de los estudios para aliviar el dolor son el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC).

El THC se asemeja a los productos químicos cannabinoides que se producen de forma natural en el cuerpo. Cuando el THC se ingiere o se inhala, estimula los receptores cannabinoides del cerebro.

Esto activa el sistema de recompensa del cerebro y reduce los niveles de dolor. El THC es un compuesto psicoactivo que se une a los receptores cannabinoides y produce un estado mental elevado, conocido como “subidón”.

El CBD, en cambio, no provoca esta sensación, aunque interactúa con los receptores del dolor en el cerebro para ejercer efectos analgésicos y antiinflamatorios.

Uso del cannabis para el dolor crónico

Propiedades analgésicas del cannabis: esto es lo que dicen algunas investigaciones

En los últimos años, muchos estudios han examinado los efectos del cannabis en el dolor crónico.

Algunos de ellos han utilizado ciertas partes, otros toda la planta de cannabis, por lo que es necesario seguir investigando.

El uso de partes de la planta de cannabis o de productos derivados de ella (como el aceite de CBD) ayuda a estudiar las acciones específicas de cada elemento.

Es diferente cuando se utiliza la planta entera, porque se produce lo que se llama el efecto séquito, en el que varias partes trabajan juntas.

Pero, ¿qué dicen los expertos al respecto?

Una revisión de 2015 de la investigación sobre el uso del cannabis y los cannabinoides para varias condiciones de dolor crónico informa que varios estudios han mostrado resultados positivos.

Los investigadores sugieren que el cannabis puede ser eficaz para tratar ciertos tipos de dolor crónico, incluida la neuropatía (dolor nervioso).

Un estudio de investigación de 2016 encontró que el uso de cannabis para el dolor del cáncer:

  • ha permitido reducir en un 64% el consumo de opiáceos;
  • mejorar la calidad de vida;
  • provocó menos efectos secundarios de la medicación;
  • llevó a los participantes a consumir menos drogas.

Estudios más pequeños han reportado beneficios para otros tipos de dolor crónico.

Por ejemplo:

  1. De unas 17.000 personas con cáncer, el 70% declaró una mejora del dolor y del bienestar general tras el consumo de cannabis;
  2. las personas con migraña crónica experimentaron una disminución de los episodios de migraña después de consumir la sustancia.

Sin embargo, todavía es necesario investigar más sobre el uso del cannabis para el dolor crónico, en particular sobre el uso de diferentes cepas, dosis y métodos de administración.

Lea también: ¿Existe realmente la miel de cáñamo o es una mentira colosal?

Conclusiones

En este artículo, analizamos cómo el consumo de cannabis CBD puede contribuir a reducir el dolor.

Como habrás leído, hay varios estudios que apoyan esta tesis, aunque con limitaciones.

Por ello, es necesario seguir investigando.

Mientras tanto, si eres un fanático de la marihuana CBD, visita el sitio web de Justbob y descubre los productos de mejor calidad.

¡Hasta pronto!