¿Existe realmente el cannabis albino o es sólo un mito?

¿Existe realmente el cannabis albino?

Cannabis albino: entre la realidad y la fantasía

Muchos entusiastas del cannabis se preguntan si realmente existe una variante albina.

Sin embargo, si te has dado una vuelta por la web, te habrás dado cuenta de que hay cierta confusión sobre su existencia, ¿no es así?

Así pues, con el objetivo de aclarar las cosas, en este artículo analizaremos si el cannabis albino existe realmente y en qué se diferencia del cannabis legal ordinario.

La leyenda del cannabis albino de Nueva York

La marihuana albina crece en las alcantarillas de Nueva York: ¿verdad o leyenda urbana?

La propia pregunta parece una trampa, ¿no?

Es la típica historia que le cuenta a alguien el amigo de un primo lejano en un pueblo remoto de un estado norteamericano no especificado. Es una de esas historias cuyo origen sería muy difícil de descubrir porque habría que tirar del hilo cientos de miles de kilómetros y para nada.

Pero si quieres conocer esta leyenda, te satisfaré ahora mismo.

Al parecer, hay una variedad muy especial de marihuana, llamada New York White, que crece bajo la piel de la Gran Manzana.

Un poco extraño, ¿no? Esa es la parte del mito.

Por supuesto, no se puede cultivar ninguna planta de marihuana fuera de la luz del sol, bajo tierra, en una alcantarilla, sin luz….

Así que olvidemos este tipo de leyendas urbanas que caen por su propio peso: la planta de marihuana necesita una fuente de luz para su desarrollo, ya sea natural o artificial. No hay cultivo subterráneo.

Entonces, ¿existe la marihuana blanca?

Sí.

Averigüemos por qué.

Lea también: Estas son las propiedades del bisabolol, un terpeno contenido en el cannabis (y más)

Entonces, ¿cómo explicar el cannabis albino? La respuesta es más sencilla de lo que crees

Cuando empezaron a circular por Internet imágenes de cogollos CBD de marihuana de color blanco lechoso, la primera reacción fue pensar en un bulo.

Y no es de extrañar.

Si tomamos como referencia historias absurdas como las de la marihuana de las alcantarillas, los cultivadores son cada vez más escépticos con lo que se dice.

Fotos con Photoshop, efectos ópticos, búsqueda de atención… Por supuesto, siempre hay razones por las que este tipo de noticias pueden ser un poco sospechosas, pero cuando son expertos botánicos los que dan su opinión al respecto, poco queda por refutar.

Los expertos han confirmado que sí, que este tipo de fenómenos se producen, pero que no están estrictamente relacionados con la privación de luz y que hay otras razones.

Veamos, pues, por qué.

Cannabis albino y decolorado: las diferencias

Diferencia entre plantas de marihuana albinas y descoloridas

Como puedes imaginar, no es lo mismo una planta de cannabis albina o blanca que una planta descolorida.

¿Cuál es la diferencia?

Pues es muy sencillo. Una planta de marihuana descolorida, como su nombre indica, es una planta que ha perdido su color porque ha estado demasiado cerca del foco o expuesta a demasiada luz.

En estos casos, el responsable de la palidez de la planta es el cultivador de cannabis, que le ha hecho perder sus fotopigmentos clorofílicos y, lo que es peor, su calidad.

Como planta decorativa tiene un efecto cromático muy llamativo, pero cuando se trata de fumar para uso personal (en los países donde está permitido) habrá perdido gran parte de su valor.

Entonces, ¿qué la distingue de una planta albina?

El secreto de una planta albina no reside en la falta de habilidad del cultivador, sino que se esconde en la genética de la planta.

Déjame explicarte.

Lejos de ser plantas blanqueadas por el exceso de luz, se trata de un desconcertante fenómeno natural llamado variegación. La variegación es una anomalía genética rara pero absolutamente real. Así que no, no se trata de un truco óptico ni de un engaño para hacer creer lo que no es, ni de un cuento de hadas sobre una misteriosa variedad de cannabis que crece en las alcantarillas de Nueva York.

Existen genes que controlan la producción de clorofila en el cannabis y, como ya sabrás, son estos pigmentos los responsables, entre otras cosas, de la coloración verde de las plantas.

La variegación es una mutación que interrumpe la presencia de clorofila en la planta, dando lugar a esos rasgos claramente albinos que pueden manifestarse básicamente de dos maneras

  1. en una sola zona de la planta (por ejemplo, sólo en las yemas);
  2. en varias zonas de la planta intercaladas con zonas pigmentadas (como si los patrones verde y albino estuvieran entrelazados).

Existe un caso extremo en el que el origen del color blanco de la planta estaría en el llamado gen doble albino.

Pero siendo así, toda la planta de marihuana estaría blanca y no podría hacer la fotosíntesis (y recordemos que es la clorofila la que le permite sintetizar la luz) y moriría en muy poco tiempo.

Así que, en conclusión, sería muy difícil encontrar una planta con estas características y, sobre todo, que haya conseguido desarrollarse.

Lea también: Cannabis para el dolor: ¿qué hay de cierto en las propiedades analgésicas de esta planta?

Conclusiones

En este artículo vimos la verdadera historia del cannabis albino.

Dejando de lado por un momento la leyenda de las alcantarillas de Nueva York, vimos cómo distinguir entre el cannabis blanqueado y el albino.

Mientras que la primera se debe a una exposición excesiva a la luz que perjudica la calidad del producto final, la segunda es blanca por una cuestión genética.